Ópera Prima es una película dirigida por Marcos Banina con producción de Valentina Barraco y el director, en cartel en la Sala B del Auditorio Nelly Goitiño.

En 2018 la película de Banina obtuvo la Meción especial del jurado en la competencia de Nuevos Realizadores del 36º Festival Internacional de Cine y la Mención especial del jurado en la categoría Largometrajes en competencia del Festival de Cine Nuevo DETOUR. También participó en el Festival Internacional de Cine Atlantidoc y en el Festival multiplataforma online, Continents International Film Festival.

Ver cartelera

Sinopsis

La historia de mi familia está signada por las huellas que les dejó haber creído en algo, haber defendido su ideología. Mi abuelo Iván escapó del hambre de la Primera Guerra Mundial. Sus hermanos que quedaron en Croacia pelearon contra el nazismo en la Segunda Guerra. El primo de mi padre, Zoran, es uno de los pocos de la familia que sobrevivió a la guerra de Yugoslavia en los años noventa. Mi abuela y mi abuelo maternos, mi mamá y mi papá fueron perseguidos en la última dictadura cívico-militar uruguaya en los años setenta, sufriendo detenciones clandestinas, tortura, cárcel y exilio.

La película es una búsqueda incesante que incluye mi pasado de niño y los encuentros presentes con mi madre, mi padre, mis abuelos, mis hermanos y mis familiares en Croacia. Opera prima intenta hacer dialogar a la vida cotidiana con la historia sociopolítica.

Declaraciones de intención del Director

Comencé a filmar a mi familia cuando tenía 8 años y llegó a mis manos una cámara VHS-C que mis viejos compraron en el Chuy. Sí, eran los años  noventa y nos llenábamos de electrodomésticos, entre ellos, la cámara de video. Muchos años después comencé a estudiar cine y seguí filmando. Me di cuenta de que la cámara me habilitaba y me permitía ver cosas que de otra manera no eran posibles. La película se estructura como un diario fílmico de ambiente familiar que incluye encuentros con mi madre, mi padre, mis abuelos, mis hermanos y mis familiares en Croacia. El haber defendido su ideología hasta las últimas consecuencias había dejado un rastro, una huella, incluso algunas heridas profundas que se manifestaban de formas sutiles, que se podían intuir y que mi presencia con la cámara hacía emerger.

Mientras filmaba este diario se vendió la casa que perteneció a la familia por 48 años. La casa que vio crecer a mi madre, a mis hermanos mayores y a mí. La casa que vio cómo la allanaban los militares varias veces, que vio llevarse detenido a mi abuelo. En esas paredes vacías encontré el eco de lo no dicho, del miedo.

El relato está articulado con mi voz en off, que evidencia ese proceso de descubrimiento. La película es una búsqueda, un ensayo accidentado que intenta indagar en las sombras de las cosas, más que en las cosas en sí. De carácter polisémico y con una estructura ecléctica que no respeta linealidades temporales y espaciales, el discurso se arma y encuentra su propia lógica en la búsqueda de sí mismo.

¿Cómo se constituye mi punto de vista? ¿Qué de toda la historia familiar me atraviesa? ¿Qué me habilita o me oculta? ¿En cuál espejo decidir reflejarme? La ideología, entendida como la forma de ver y accionar en el mundo, es el hilo conductor metafórico y literal, es punto de inicio y final. Es por esta fuga que la película se encamina, al igual que la vida, llena de incertezas.

Ficha técnica 

Guion y dirección: Marcos Banina | Compañía Productora: Monarca Films y Crepitar Estudio (Uruguay) | Producción Ejecutiva: Valentina Baracco y Marcos Banina | Montaje: Magdalena Schinca y Soledad Castro | Género: Documental | Duración: 82 minutos | Origen: Uruguay | Año: 2018 | Calificación INAU: Apta todo público.

La película contó con el apoyo de ICAU para su lanzamiento ofical. 

 

Jueves 15 de Agosto de 2019
Ministerio de Educación y Cultura